fbpx

Placas de Cocina: Todo lo que debes saber.

En BSQ Store sabemos lo complicado que puede llegar a ser elegir la cocina ideal: el tipo de nevera,  congelador, microondas, horno…  

Hoy nos vamos a centrar en el alma de la cocina, las placas y sus distintos tipos. ¿Y por qué decimos que son el alma de la cocina? Por la sencilla razón de que a la hora de cocinar, es la parte que más utilizamos.  

Empecemos con un tipo de placa que no necesita presentación: la placa de gas, la clásica, la de toda la vida. Este tipo de placa es el más popular en casa de la abuela por varias razones: Ese sabor distintivo que le da el fogón a la comida, su resistencia, o su velocidad de activación. Por otra parte, este modelo te podría preocupar por una posible fuga de gas. Pues bien, para tu tranquilidad y la de todos, las placas de gas actuales vienen con un encendido electrónico y una válvula de seguridad que cierra el paso cuando la llama se apaga. 

Por desgracia, no todo pueden ser puntos a favor. El mayor problema te puede dar una placa de gas, es su limpieza. Al constar de varias piezas para la sujecion de sartenes y ollas, cuesta mucho más mantenerla limpia.  

El siguiente tipo de placa que vamos a ver es la Vitrocerámica. Este tipo de placa es actualmente el más utilizado en los hogares. Está compuesto por un cristal cerámico resistente a altas temperaturas que además, es muy fácil de limpiar. Esta placa calienta únicamente el foco seleccionado, mientras el resto de la vitrocerámica se mantiene a temperatura ambiente. La única característica mejorable sería el tiempo que tarda en calentarse y enfriarse, pues es el más lento de los tres tipos. Lo positivo que sacamos en BSQ, es el poder beneficiarte del calor residual del foco para mantener la comida caliente. 

Algunos modelos más modernos, tienen el tamaño del foco ajustable a la sartén u olla que estemos utilizando. Estos modelos son más eficientes, pues no gasta energía en calentar zonas vacías. Otra gran ventaja que ofrece este tipo de placa es su seguridad, ya que dejan a la vista las zonas calientes con un piloto rojo. 

Por último, vamos a comentar la placa de inducción: tecnología pura, para muchos, la vitrocerámica mejorada. La placa de inducción ha ganado popularidad en los últimos años por sus muchas ventajas: seguridad, limpieza, tecnología, eficiencia… 

Esta placa está hecha de cristal cerámico al igual que la vitrocerámica. Sin embargo, la placa de inducción calienta con campos electromagnéticos, que consumen menos y calientan más rápido que los anteriores modelos. Cabe destacar también, que este tipo solamente funciona con recipientes ferromagnéticos y únicamente calentará la zona donde coloquemos dichos recipientes. Esta característica la convierte en la placa más segura y eficiente, ya que no calentará zonas que no usemos ni otros materiales que podamos tener encima de la placa mientras cocinamos. Su limpieza, al igual que la vitrocerámica es de lo más sencillo. Si te decides por la placa de inducción, te recomendamos que revises si tus ollas y sartenes sean  ferromagnéticas. 

Abrir el Chat