fbpx

Sistemas de calefacción simples

Llegó el otoño, se acerca el invierno; y junto con estos dos, comienza la búsqueda de sistemas de calefacción. A parte de los varios sistemas fijos del hogar, existen otras alternativas más económicas y de instalación más simple. Por lo tanto, si te llama más un aparato de libre instalación para este invierno, en este blog te hablaremos de todas las opciones, sus características, precios, etc.

Calefactor

En primer lugar hablamos de un calefactor. Éste produce calor inmediato de manera sencilla y económica con la ayuda de un ventilador en su interior. Son muy económicos y constan de una gran potencia. Calientan la habitación de forma rápida y no requieren de instalación previa, por lo que se pueden mover entre habitaciones. Lo ideal, es poder usarlos en la habitación más pequeña y fría de la casa, el baño.

La parte mala es que gastan mucha energía para calentar, son muy ruidosos y la habitación en la que se usan se enfría rápidamente después de ser apagados. Por eso se recomienda su uso en cuartos de baño, antes o después de entrar a la ducha; para habitaciones grandes no sirven ni un poco, así que olvídate…

Convector

El convector es un sistema de calefacción eléctrico móvil. Gracias a sus ruedines y su poco peso, es relativamente sencillo moverlo de una habitación a otra. Al igual que en el anterior caso, es de libre instalación y complementa muy bien a otros sistemas de calefacción fijos. Algunos modelos disponen de termostato y aromatizador; este segundo es ideal para añadir una esencia al habitáculo a parte del calorcito.

Los inconvenientes por otro lado, son también similares a los del calefactor: Consumen mucha energía, tampoco pueden calentar habitaciones grandes, aunque sí lo hace mejor que el anterior tipo. El constante flow de aire hace que se levante el polvo y tarda más en calentar el lugar (por eso decimos que es ideal como complemento).

Radiador

Los radiadores constituyen el pilar del sistema de calefacción en los hogares. También el modelo más variado en cuanto a materiales y modos de emitir calor. Conocido también como emisor térmico, resulta ser de los más antiguos en el mercado, manteniendo a día de hoy su popularidad.

Los materiales de fabricación m´as famosos actualmente son el aluminio y el acero; por su bajo precio y resistencia. Sin embargo, el hierro fundido vuelve a aumentar su popularidad después de años en decadencia por su elevado coste de fabricación. Este último es más costoso de conseguir y moldear, pero es el más resistente. Mientras que los primeros dos materiales son todo lo contrario, más fáciles de moldear y de costes más bajos pero menos resistentes.

En cuanto a la emisión térmica, esta puede ser de agua o eléctrica. Los radiadores eléctricos obtienen la energía directamente de la red eléctrica y emiten un calor radiante al ambiente. Son de sencilla instalación y mantenimiento en comparación con los radiadores de agua.

Los radiadores de agua son más complicados de instalar, también más costosos; sin embargo, su consumo es el más bajo y a la larga se rentabiliza. Es necesaria la mano de obra de un profesional para la instalación de estos, pues hay que tocar conductos de gas y agua, normalmente unidos a un calentador.

Los materiales más utilizados en este caso son el hierro fundido, aluminio y acero, pero hay que saber elegir cuál es el que mejor encaja en tu hogar. Todos ellos destacan por ser buenos conductores y emisores de calor, por lo que transmiten un calor constante y homogéneo más tiempo que los demás sistemas de calefacción simples.

Estufa

Este sistema de calefacción es el más económico con diferencia. Las estufas de gas son de las más tradicionales y eficientes, pero hay que ir con cierta cautela a la hora de instalarlos y ponerlos en marcha. Esta, tiene que utilizarse en lugares ventilados y antes de ponerla en marcha. Asegurarse de que está bien conectada y que los materiales de conducción estén homologados y no caducados. No debes mover la estufa mientras está encendida, ni colocarla cerca de cortinas o cara a la pared. Intenta no hacerle apaños caseros pues el gas butano es altamente inflamable y el resultado podría ser catastrófico. Al fin y al cabo los accidentes con este aparato son inusuales, pero has de ser cauteloso por prevención.

¿Qué sistema de calefacción simple elegir?

Si aún estás indeciso o ninguno de estos sistemas de calefacción simples te ha convencido, a lo mejor deberías plantearte optar por un sistema de calefacción fijo. Estos si que son más costosos, pero de cara al futuro son los más eficientes y efectivos; como en el caso del radiador, los amortizarás.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir el Chat