fbpx

Reduce el consumo de tu hogar con Domótica

La domótica es un sector que se encuentra en pleno crecimiento en España y en el resto del mundo. Pero realmente: ¿Qué és la domótica? ¿Cómo te va a ayudar? ¿Realmente sirve para reducir el consumo de tu hogar?

Vayamos por partes… En primer lugar, la domótica se define como la integración de la tecnología en el hogar para la automatización del mismo. Esto te puede ayudar en muchos aspectos, pero el más importante y del que más vamos a hablar es el ahorro que te supone en la factura de la luz. ¡Si quieres averiguar más a cerca de este futuro cada vez más cercano, acompáñanos en este blog!

1. Ahorro en la factura de la luz

Las bombillas inteligentes suelen ser el primer producto de domótica que se adquiere en las casas sin saber que pertenecen a esta familia. Sin pensarlo dos veces, la adquisición de una bombilla inteligente te abre la puerta al mundo de los Hogares Inteligentes; estas son muy fáciles de usar y te serán de gran ayuda.

Las bombillas inteligentes se pueden apagar cuando te dejas alguna encendida al salir de casa, para regular la intensidad lumínica si vas al baño por la noche, cuando ves la TV o cuando quieres crear ambiente para una cena. Otra forma de integrar luces inteligentes en tu hogar es con sensores de movimiento; ideales para el ahorro de energía y muy útiles para cualquier hogar que quiera reducir el consumo.

2. Electrodomésticos

El mundo de los electrodomésticos no se podía quedar atrás y también ha apostado por la tecnología smart integrada. Esta te permite por ejemplo, programar los electrodomésticos para las horas en las que la luz esté más barata. Entre los electrodomésticos con domótica integrada más útiles tenemos el lavavajillas, calefacción, caldera de agua, lavadora…

En el caso de la caldera, esta tarda unas pocas horas en calentar el agua de su depósito, para evitar horas muertas de consumo durante el día; puedes programarla para calentar el agua horas antes de que los integrantes del hogar os vayáis a duchar.

Otro electrodoméstico que que se ha adaptado gracias a la domótica es la aspiradora. Existen modelos que cuentan con programación de ruta de limpieza y otras características únicas como volver al punto de carga automáticamente cuando le queda poca batería.

3. Temperatura ideal en el hogar gracias a la domótica

Los sistemas de calefacción son de lo más usados en la mayoría de hogares; por desgracia, su consumo es elevado y así se refleja en la factura de la luz. Aunque no te lo creas, las persianas, toldos y cortinas son elementos esenciales para la temperatura de tu hogar en cualquier estación del año. Durante el verano, mantén las persianas bajadas para evitar el efecto horno que produce el sol y las altas temperaturas. En invierno, debes mirar de aprovechar la luz del sol al máximo pues aparece durante pocas horas.

La ayuda que te brinda un sistema domótico en este caso es abrir y cerrar persianas, cortinas y toldos a la hora que quieras. Durante el invierno, en una casa donde se pueda disfrutar de la luz solar puedes reducir el consumo de la calefacción hasta un 15% manteniendo las ventanas abiertas y cerrando cuando toca. Además, puedes ajustar la calefacción estando fuera de casa para llegar calentito y que te cueste menos tiempo y energía hacerlo después.

4. Despídete del consumo fantasma

Muchos electrodomésticos y aparatos eléctricos consumen una gran parte de energía a lo largo del año solo por estar enchufados. Con los electrodomésticos de tu hogar en stand-by, la factura de la luz aumenta unos 100 euros anuales aproximadamente (un 10% del consumo total del hogar).

La domótica en este caso te permite encender y apagar circuitos secundarios como si lo hicieses desde el propio cuadro eléctrico de tu casa. Sin lugar a dudas, esta opción es ideal para hacerle un seguimiento más directo al consumo que llevas durante el mes.

Si consigues combinar estratégicamente los circuitos eléctricos y enchufes de todos esos aparatos de consumo fantasma no solamente ahorrarás en la factura, sino que te asegurarás de no superar la potencia contratada. La combinación de este punto con electrodomésticos altamente eficientes (calificación A o superior) será de gran ayuda para reducir el consumo de tu hogar.

5. Pros y Contras

Un sistema domótico integrado a tu hogar te facilita la vida: te ameniza y automatiza las tareas de casa, te aporta seguridad, control sobre tu consumo y resulta de gran ayuda para el ahorro energético. El principal inconveniente es la inversión inicial que supone, la cual oscila entre los 300 y 2.500 euros. Estos precios incluyen la obra de adaptación de red y cableado.

En conclusión, a pesar de ser una inversión considerable, merece la pena. Con el crecimiento del sector domótico tanto en España como en el resto del mundo y el crecimiento del 5G (sobre todo en España), tenemos la certeza de que esta tecnología únicamente va a seguir creciendo y adaptándose a nuestro día a día para hacerlo más fácil. ¿Y tú, quieres reducir el consumo de tu hogar con la domótica?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir el Chat