fbpx

Razones por las que deberías invertir en un lavavajillas.

Domingo por la tarde, se retira el último huésped de tu casa tras la comida familiar de cada fin de semana. Los últimos en pie sois una montaña de platos, vasos, sartenes, ollas, cubiertos que rebosan del fregadero, y tu. En este momento, deseas realmente tener ese lavavajillas que has estado considerando comprar las últimas semanas, pero no, no lo tienes, por lo que toca mancharse las manos…

Es el momento de planteárselo de verdad, tus manitas te lo agradecerán, por ello, en este artículo te contamos cómo elegir un lavavajillas y por qué esta decisión te ayudará a ahorrar tiempo, agua y energía.

Para empezar, podemos coincidir en que lavar los platos es una de las tareas del hogar que más tiempo nos quita y una de las menos apetecibles, además de que tanto tu espalda como manos, lo sufren. Todo el mundo ha tenido momentos de aplazar y aplazar el lavar los platos hasta encontrarse con una montaña poco agradable de suciedad. Si por un lado, tardas alrededor de un cuarto de hora en limpiar los platos a mano, con un lavavajillas tardas un total de 5 minutos en meter y sacar los platos una vez limpios.

Un lavavajillas mejorará también la higiene no sólo de tu vajilla, sino de toda la cocina. Aunque parezca mentira, el fregadero es una de las zonas de la casa donde más bacterias se acumulan; los trapos para secar y las esponjas para lavar resultan ser más de lo mismo. Un lavavajillas reduce el riesgo de contaminación cruzada en alimentos al 100% gracias a las altas temperaturas del agua en el interior, temperatura que tus manos no podrían soportar y el grifo del fregadero no puede alcanzar. Por otro lado, tus manos dejarán de estar en contacto diario con los químicos de los geles, los cuales son nocivos y causan problemas cutáneos a largo plazo como eccemas y sarpullidos.

Puede que a primera vista, comprar un lavavajillas parezca una inversión un tanto considerable, pero si fijas tu visión a largo plazo, verás que en realidad ahorras tanto agua como energía. Aunque parezca que un lavavajillas gasta más agua de la que gastas lavando los platos a mano, lo cierto es que un lavavajillas consume entre 10 y 15 litros de agua por día, mientras que el lavado a mano gasta un promedio de 90 litros diarios.

¿Ya te hemos convencido de que esta es una pieza fundamental para tu cocina? Bien, pues ahora te vamos a explicar en qué fijarte para tomar una buena decisión a la hora de comprar un lavavajillas.

  1. Eficiencia energética: es importante que te fijes en la etiqueta de eficiencia energética. Para que te hagas una idea: un lavavajillas por norma general consume un 6% total de la factura de luz mensual, un porcentaje relativamente pequeño. Pero si además eliges un modelo con eficiencia A o superior, es decir, A+, A++ o A+++ podrás incluso reducir este porcentaje. Otra cosa que deberías de revisar en las etiquetas de eficiencia energética es el consumo de agua y la letra de eficiencia de secado que debería de ser también A o superior. Utilizar programas cortos y temperaturas más bajas en el lavado supondrían un ahorro extra si todavía quieres reducir más el gasto, así como llenar el lavavajillas al máximo para cada lavado.
  2. La estética: parece una tontería pero si tienes una cocina hecha al detalle es importante, ya que no todos los modelos son igual de bonitos. Este punto hay que tenerlo en cuenta sobre todo si quieres un lavavajillas integrado en el resto de muebles de tu cocina, es decir, panelable o integrable, esto significa que llevará un panel delante por lo que no se verá la estética del propio lavavajillas y parecerá un cajón más de tu cocina. Esto se debe de valorar, ya que no todos los modelos tienen esta posibilidad, en caso de que no quieras un lavavajillas integrado, podrás optar por uno independiente, que se colocará tal cual en un hueco de tu cocina, por lo que se verá la estética del lavavajillas elegido.
  3. Tamaño: si, a la hora de elegir un lavavajillas es importante. Lo más común son los lavavajillas de 60cm de ancho, pero si vives solo/a o es para una pareja con poco espacio en la cocina, con uno de 45cm podría serte suficiente. La capacidad de los de 60cm es de unas 13 comidas y de los de 45cm de 10 comidas aproximadamente. Existe otro tipo de modelos llamados “lavavajillas compactos” que son todavía más pequeños, tan solo soportan unas 4 comidas y se suelen colocar sobre la encimera.

Estos son los 3 aspectos principales a tener en cuenta a la hora de tomar una buena decisión de compra. No lo olvides, nada cuidará mejor el estado de tu vajilla y utensilios de cocina que un lavavajillas, que también mejorará la higiene de tu cocina, y te supondrá un gran ahorro en luz, tiempo y energía. Sin embargo, también debes de pensar en la salud de la máquina. Te recomendamos pasar los platos bien por agua antes de introducirlos en el lavavajillas, tratar de que no queden tropezones de comida en ellos, tampoco debes de colocar los platos de cualquier manera pues esto supondría un riesgo de que se rompan. Si haces todo esto, evitarás daños y futuras reparaciones costosas.

En el caso de que ya tengas un lavavajillas y estés buscando un sustituto, no te habremos contado nada que no sepas. Solo recordarte, que con la adquisición de un lavavajillas en BSQ, no te tienes que preocupar ni de la instalación, ni de deshacerte del antiguo electrodoméstico, pues lo hacemos todo por ti sin ningún coste adicional.

Nos preocupamos por nuestros clientes, queremos lo mejor para ti.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir el Chat