fbpx

Nuevas etiquetas energéticas, preguntas y respuestas.

El 31 de marzo de 2021, entraron en vigor las nuevas etiquetas energéticas de nuestros electrodomésticos. Estas se han modificado para disminuir el nivel de confusión respecto al tema. Las etiquetas energéticas están presentes en 6 familias de electrodomésticos (lavadoras, secadoras, neveras, lavavajillas, televisores y bombillas), por ello en cada familia variarán un poco.

La iniciativa principal de este proyecto es hacerte entender a ti, el comprador, que aunque el lavavajillas con calificación G sea más tentador. Gracias a su bajo precio respecto a otro modelo con calificación A, el primero te generará un mayor consumo de energía y ahorrarás menos a largo plazo. En otras palabras, que decantarte por un electrodoméstico de calificación A, te supondrá un ahorro mayor aunque el precio de tienda sea más elevado.

¿Por qué se introduce esta nueva etiqueta?

Esta etiqueta se introduce en todo el mercado europeo como pieza clave para el desarrollo energético, también para contribuir a que los consumidores estéis informados al máximo antes de comprar. Este estímulo será como ya hemos dicho para ambas partes: empujará tanto a fabricantes a seguir innovando y mejorando sus productos, como a los consumidores a optar por electrodomésticos más ecológicos. La UE ha decidido así reinventar la etiqueta eliminando los signos de + y categorizando de nuevo los productos a una escala que va desde la letra A como más eficiente, a la letra G como menos.

En cuanto a antiguas etiquetas, sus calificaciones antiguas no son muy claras si las comparamos con las nuevas, pues las categorías se han reducido de 7 a 6 en total; existen productos que estaban calificados con A+++ en la antigua tabla y que, una vez actualizada, estos mismos se encuentran en categoría C o incluso E. En otras palabras, no existe una relación directa entre las categorías de la antigua etiqueta energética vs. la nueva.

¿Qué información aparece en las nuevas etiquetas?

El contenido de estas nuevas etiquetas será muy similar en comparación con las antiguas. Como ya hemos dicho en el apartado anterior, los signos de + desaparecen. Así queda una escala más comprensible que va de verde a rojo, y de A a G. En la parte inferior aparecen unos pictogramas que aportan información específica del producto: nivel de ruido, consumo de agua, capacidad, eficiencia del centrifugado… Esta información variará dependiendo de la categoría de electrodoméstico. A parte esto, se incluirá un código QR con cada etiqueta que aportará más información de la que aparece en la etiqueta.

¿Cuánto se puede llegar a ahorrar en una casa con electrodomésticos de clase A?

Como ya hemos dicho, el ahorro a largo plazo puede ser considerable, y variará con cada electrodoméstico. En un plazo de 10 años, la vida útil de un electrodoméstico por norma general, podemos hablar de cifras tan altas como 500 euros; en el caso de una lavadora de clase G vs uno de clase A, de 300 euros en el caso de un televisor, o de hasta 600 euros si comparamos neveras.

¿Qué impacto tendrá esta etiqueta?

El impacto medioambiental de estas nuevas etiquetas serán revisadas cuando el 30% de los electrodomésticos en el mercado comunitario tengan una calificación de A; o cuando el 50% del mercado esté compuesto por electrodomésticos de clase A y B. Para que te hagas una idea, está previsto que para 2030, el ahorro anual de la UE en energía equivaldrá al consumo total de luz en un país como Turquía, con una población de casi 10.000.000 de personas.

En esta nueva etiqueta se han redefinido los límites de consumo para poder clasificarse en una de las clases energéticas.

Categorías: Habrán 7 como máximo, de la A a la G, y del verde oscuro al rojo respectivamente. El gasto energético mostrado en la etiqueta será de cada 100 ciclos de funcionamiento, y no anual como lo era antes. Este factor aporta unos datos más específicos, ya que el consumo anual de dos hogares nunca puede ser el mismo.

Pictogramas: Pequeñas imágenes con datos específicos como el consumo de agua. También incluye capacidad de carga, duración en minutos, eficiencia de centrifugado, ruido del centrifugado y clase de emisión de ruido (escala de A a D). La información en pictogramas cambiará dependiendo del electrodoméstico.

Límites más exigentes: Siendo los límites de consumo más exigentes, los aparatos quedarán en una clase energética más baja.

Código QR: Esta mejoría aportará más información al consumidor que es clave a la hora de elegir, facilitando también la lectura de la etiqueta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir el Chat