fbpx

En qué fijarme para elegir un ordenador

Si estás pensando en comprarte un ordenador es muy probable que te interese echar un vistazo a algunas de las características que deberás de revisar para elegir uno que se adapte al uso particular que le vayas a dar.
Existen muchas marcas y modelos pero una de las primeras cosas que deberás saber o pensar es si quieres un ordenador de mesa o un portátil. Es muy probable que este punto ya lo tengas claro pero si no es así, deberías de pensar en lo siguiente:
-¿El espacio donde utilizo mi ordenador es siempre el mismo? ¿Podría alguien más requerir de ese espacio?
Si estás acostumbrado a moverte por la casa con tu portátil y estás pensando en comprarte uno de mesa (como me pasó a mi), debes de pensar si el sitio donde ubicarías el ordenador de mesa estará siempre accesible y será “solo” tuyo. En mi caso, esto era complicado, ya que el espacio donde quería ubicar mi ordenador de mesa a veces lo requerían otras personas de la casa para hacer videollamadas de trabajo etc.
-¿Viajas mucho? ¿Sueles hacer viajes de trabajo?
Este punto también me pare muy importante, si tus vacaciones suelen ser de desconexión y uno de los requisitos es NO ordenadores, te vendría genial uno de mesa. Si tu caso es justo al contrario (como el mío) y por trabajo siempre viajes con tu ordenador debajo del brazo, piénsatelo bien. Siempre se pude tener dos ordenadores pero he aquí la siguiente pregunta: -¿Dónde almacenas la información?
Si estás acostumbrado/a a guardar TODO en la nube es perfecto, por que siempre podrás tirar de ordenadores de otras personas
cuando viajes o cuando tengas que trabajar desde otro sitio. Si no tienes esa buena costumbre ¡OJO! Puede ser una experiencia muy desagradable ponerte delante del portátil fuera de casa y no poder avanzar porque los documentos o información que necesitas están en tu ordenador de mesa…
Si no tenías claro este primer punto seguro que con estas preguntas estás reflexionando un poco más y viendo nuevas perspectivas.
Pasamos al siguiente punto de interés, ¿ya tienes claro que sistema operativo comprarte? Como sabrás, existen diferentes tipos de sistemas operativos, los más comunes son: Windows,
OSX (MacOS) y Linux. Esto depende mucho de los gustos personales de cada uno, generalmente somos de uno o de otro, pero aprovechando el tema, os vamos a compartir algunas ventajas de cada uno, por si todavía os lo estáis planteando:
-Windows: es un sistema basado en ventanas, es fácil de usar (probablemente para muchos el más fácil), todo o casi todo está disponible para este sistema (programas, juegos etc.) y es un producto accesible para todo el mundo, además de tener diferentes versiones según el uso que le vayas a dar.
-OSX (MacOS): Su interfaz gráfica se compone por la interacción entre el ratón, las ventanas iconos y menús. Todos sus modelos son de una altísima calidad, la seguridad de este sistema es top, es muy fácil de usar y es una de las redes operativas más confiables. -Linux: es un sistema de software libre y código abierto, esta es la gran diferencia con los dos anteriores. Por ello, es gratuito y de libre uso, también es muy seguro dada la confiabilidad de sus clientes, es muy robusto, estable y rápido y es ideal para servidores y aplicaciones distribuidas.
Tras tener claros los dos puntos anteriores, podemos pasar a analizar algunas de las cosas en las que te deberás fijar.

Empezaremos por el exterior (la estética) y luego profundizaremos en su interior.
A nivel estético es importante el sistema operativo ya que la estética cambiará bastante, a pesar de ello, en el caso de un portátil, debemos de pensar en el tamaño del mismo. Si nuestra actividad se relaciona con el diseño gráfico, edición de video etc. es probable que optemos por una pantalla algo más grande, como podría ser de unas 15 pulgadas. Este tamaño lo consideramos buena opción ya que te permitirá ver en detalle lo que necesites, sin dañarte la vista, pero seguirá teniendo su característica más importante y es que puedas llevarlo contigo en una simple mochila.
Está claro que en este caso el tamaño de la pantalla si importa, pero también es muy importante su resolución. Nosotros siempre te recomendaremos que ronde los 1366 x 768 píxeles, esto también dependerá del tamaño de la misma. Es un punto clave en el que fijarte, eso sí.
La carcasa del ordenador también es algo a tener en cuenta, parece un asunto meramente estético pero esto no es del todo correcto ya que la carcasa ejerce una función muy importante a la hora de proteger las tripas de nuestro juguete. Por lo general, si nos fijamos, los ordenadores más baratos suelen tener carcasa de plástico, esta no disipa el calor tan bien como otros materiales y además es más pesada, pero, es más barata… Por el contrario, los ordenadores de gama media/alta suelen ser de aluminio, fibra de carbono o aleaciones de magnesio. Estos materiales, además de ser mucho más resistentes que el plástico, disipan mucho mejor el calor, lo cual mejorará el rendimiento de nuestro ordenador así como su duración.

Bien, empecemos a adentrarnos en las tripas de nuestro ordenador, nos enfocaremos principalmente en los portátiles pero siempre se pueden aplicar las explicaciones y definiciones al resto de modelos.
-Batería: este es uno de los elementos de los ordenadores que más problemas suele dar a la larga. En un inicio suelen tener una autonomía larga de 10 incluso hasta 15h pero con el tiempo es muy común que esta se vaya dañando y tengas que cambiarla por una nueva o bien utilizar el ordenador siempre enchufado a una fuente de corriente. Si no quieres gastarte mucho dinero en estos arreglos, te aconsejamos coger un modelo que tenga batería de larga duración pero que su recambio no sea excesivamente caro. Además siempre puedes tratar de cuidarla no usando cargadores que no correspondan a tu modelo, desenchufando el cargador cuando la batería esté completa etc.
-Disco duro: lo que viene siendo la memoria de tu ordenador. Esto generalmente no parece un problema cuando lo compramos nuevo ya que la mayoría suelen tener unos 500 GB y es bastante. Pero a la larga y con el tiempo solemos acumular muchas cosas que no sabemos muy bien ni que información tenemos y por dónde empezar a borrar. La parte positiva del disco duro, es que siempre puedes optar por alternativas como guardar el contenido en la nube o bien usar un disco duro externo para archivos muy pesados, pero siempre piensa que quedarte sin memoria en el ordenador, te complicará la vida de una manera u otra.
-Procesador: es básicamente la potencia de tu ordenador, si vas a hacer cosas como editar videos, utilizar juegos o programas de arquitectura etc. es preferible que optes por un procesador bastante potente.
-Memoria RAM: la elección de la misma es similar a la del procesador, si eres de los que abren muchas pestañas a la vez, utiliza diferentes programas que requieren de bastante potencia, es decir, que le das bastante caña, busca un ordenador con una buena memoria RAM por lo menos de unos 12 GB a 16GB.
-Tarjeta Gráfica: para los gamers esto suele ser algo muy relevante en la elección de su portátil ya que determina la calidad de imagen y la cantidad de fotogramas por segundo. Para el diseño gráfico o la

arquitectura también suele ser importante contar con una buena tarjeta gráfica.
Con toda esta información esperamos haberte dado pistas de qué ordenado elegir o al menos de poder elegir con algo de criterio y sabiendo bien lo que es más importante para ti, según el uso que le vayas a dar. Pero como siempre, ya sabes que si quieres que te recomendemos personalmente para que tu no tengas que invertir infinitas horas en comparar modelos, no tienes más que contactarnos y Miquel te recomendará el mejor ordenador para ti según tus gustos y presupuesto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir el Chat