fbpx

¿Cuál es el sistema de calefacción más eficiente?

Cada invierno, el consumo del sistema de calefacción eleva el precio de la factura de la luz; por eso, en este blog queremos hablarte de los tipos de sistemas de calefacción y aclarar de una vez por todas, cuál es el más eficiente. 

Hay varios factores a tener en cuenta a la hora de elegir el sistema de calefacción más adecuado: contaminación, mantenimiento, precio en tienda, ubicación de la vivienda y recursos del hogar… Y tú, ¿Cuál crees que es el sistema de calefacción más eficiente?

Vamos a hablar de los tipos, divididos según su fuente de energía (gas, gasóleo, electricidad, etc.), o el sistema de emisión (caldera de gas o eléctrica, suelo radiante, bomba de aire, etc.). Te los explicamos uno por uno:

1. Calefacción eléctrica

Este sistema es el más polivalente en cuanto a modelos y tipos de emisores. No necesitan obras para su instalación, no emiten olores, tampoco contaminan… El principal inconveniente es su elevado precio en tienda y poca eficiencia energética. 

Este tipo de calefacción es ideal para regiones cálidas que no necesitan demasiada energía y tiempo para calentar una habitación. Entre los distinto sistemas de calefacción eléctrica, destacamos los siguientes: 

Radiador Eléctrico

El radiador eléctrico convierte la energía en calor a través de conversión; o acumulando calor, por radiación, convección, etc. Por otra parte, una ventaja es que este tipo de radiador se puede anclar o dejar libre para cambiarlo de sala según creas necesario. 

No requieren de mantenimiento continuo, no contaminan, y su instalación es mucho más sencilla que la de los los demás modelos. 

Los puntos en contra son, entre otros, su elevado consumo eléctrico, más caro respecto a otras fuentes de calor como el gas natural o gas propano.  

Bomba de Calor

Este sistema cuenta con la mayor ventaja de todas: calor en invierno y frío en verano. Esto simplifica mucho la instalación, abarata la inversión y sobre todo, requiere de poco mantenimiento una vez instalado. 

Sin embargo, con estos sistemas, el calor de la calefacción se dispersa con rapidez. Es recomendable comprarlo si vives en un lugar cálido. Por otra parte, son bastante ruidosos (aunque puedes encontrar modelos extra silenciosos). La inversión inicial suele ser elevada, tanto el precio en tienda como el de la instalación; su consumo eléctrico es también bastante alto.

Caldera Eléctrica

Una caldera calienta el agua que posteriormente envía a una red de radiadores o a un sistema de suelo radiante. Una de las primeras ventajas que queremos destacar y que se repite con todos los sistemas de calefacción eléctricos, es que no contaminan ni emiten gases de ningún tipo; esto facilita su instalación en gran medida. 

En cuanto a desventajas, la principal es su altísimo consumo eléctrico. En comparación a otros sistemas, requiere de una potencia bastante más elevada.

Emisor Térmico

Los emisores térmicos son sistemas de calefacción anclados a la pared. Funcionan a través de una red de resistencia interna que da calor. Es una de las mejores opciones cuando quieres calentar zonas concretas del hogar. 

Estos sistemas están capacitados para conservar el calor durante un periodo de tiempo más prolongado; y necesitan un 30% menos de energía respecto a otros sistemas de calefacción eléctrica mencionados anteriormente. Otra característica positiva es que son programables con termostato, que nos permite ponerlo en marcha y regular la temperatura cuando quieras. Tampoco emite gases ni residuos contaminantes. 

Por otro lado, las posibles desventajas son la durabilidad del calor emitido (no suele ser larga) y la lentitud para ponerlo a la máxima temperatura.

2. Estufas

Estos aparatos de calefacción sean probablemente los más cómodos; no requieren de instalación ni una inversión inicial desmesurada. Actualmente contamos con un abanico de opciones de sistemas de calefacción, y en el caso de las estufas no es diferente. Los modelos funcionan con varios tipos de combustible: butano, biomasa, eléctricos o leña.

Sus pros y contras varían según el suministro energético. Por ejemplo, las eléctricas no contaminan, pero su emisión térmica es menor. Las estufas de leña cuentan con un combustible muy barato, pero muy contaminante. Por otro lado, las estufas de gas tienen una alta potencia pero requieren de un mayor mantenimiento. 

3. Calefacción de Gas

Este es uno de los sistemas más utilizados en España. Esta es una energía altamente eficiente, limpia, y con acceso a casi cualquier domicilio del país. Además, el gas es una energía muy versátil; puede usarse para cocina, calefacción y agua en los hogares. Para la calefacción, el gas se conecta con una caldera y radiadores, que emitirá calor homogéneamente por todo el hogar. 

Cuando hablamos de gas, destacamos dos tipos principales: gas natural y gas propano. El gas natural está presente en la mayoría de ciudades y grandes poblaciones, distribuidas por una red de conductos que permite una instalación sencilla en las casas.

En zonas más alejadas o zonas rurales, el propano se convierte en la opción principal por su fácil instalación (bombonas); que también cuentan con un gran poder de emisión térmica. 

Este sistema de calefacción es el más eficiente y como ya hemos dicho, versátil. Se trata de energía limpia y accesible desde cualquier lugar. Por último, la vida útil de calderas que funcionan a gas suele ser mucho más larga y necesita un mantenimiento menor. 

4. Gasóleo

Pese a que este tipo de calefacción es uno de los sistemas más populares en zonas rurales, su eficiencia es bastante relativa. Es capaz de calentar rápidamente espacios amplios y su coste es bastante menor que los demás sistemas.

Sin embargo, el mantenimiento es más laborioso y la vida útil suele ser más corta; necesita ser limpiado y revisado con bastante frecuencia por los restos que deja el gasóleo durante su combustión. Si no se realiza un mantenimiento como toca, pueden haber riesgos. Por otro lado, el gasóleo es un combustible altamente contaminante y las calderas que se emplean para su combustión genera olores y emisiones de CO2. Esto ha provocado que más y más países hayan prohibido su uso con el paso del tiempo. 

5. Biomasa

¿Conoces la calefacción de biomasa? Podríamos decir que es el sistema de calefacción más prehistórico; el calor se genera mediante la combustión de leña, pellets u otros tipos de combustibles naturales dentro de estufas o calderas especiales. 

Estas funcionan de forma parecida a las calderas más actuales, generando calor que se transmite a un circuito de agua por el sistema de calefacción del hogar. Las estufas de leña por otra parte, no son programables y necesitan un mantenimiento constante para que el calor se mantenga (las estufas de pellets también necesitan mucha atención). También existen estufas que funcionan con varios tipos de combustible, llamadas estufas poli-combustibles.

Una de las principales ventajas de este tipo de energía es que es 100% renovable, obtenida a través de materiales orgánicos normalmente baratos. El único inconveniente de este sistema es el rendimiento, menor respecto a los demás y requiere como ya hemos dicho, de mayor atención. 

¿Qué sistema de calefacción es el más eficiente?

Ahora que has visto estos 5 tipos de calefacción, creo que queda claro que el más eficiente es el sistema a gas. Por otro lado, no contamina y no emite olores. La segunda opción es un sistema de biomasa, aunque esta pueda quedar un poco anticuada para los hogares más modernos. En cuanto a comodidad, los sistemas bomba de calor se llevan la palma. Es cierto que requieren de una inversión mayor y suben el precio de tu factura de luz; pero como ya hemos comentado, es el único sistema capaz de proporcionar calor en invierno y frío en verano.

¿Y tú, ya sabes qué sistema de calefacción se adapta mejor a tu hogar? ¿Escogerás el más eficiente, o el que más te guste? ¿Necesitas permisos de instalación y mano de obra? Si te han quedado dudas sobre el tema, ¡Contáctanos! En BSQ, queremos ayudarte.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir el Chat