fbpx

Caldera, calentador o termo: ¿Cual elegir?

En casa necesitas agua caliente sanitaria (ACS) de forma rápida, barata y continua. Pero debes elegir el sistema que mejor se adapte a tu hogar, que no es tarea fácil. Te contamos a continuación cuál es la mejor opción: caldera, calentador o termo.

Los tres aparatos te permitirán disfrutar de agua caliente en casa; sin embargo, por muy parecidos que sean, cada uno cuenta con características propias que marcan la diferencia.

Caldera: Alimenta la calefacción del hogar (radiadores y/o suelo radiante) y proporcionan agua caliente. Pueden ser de gas natural o gasóleo.

Calentador: Solamente sirve para calentar agua. Funcionan con gas natural, butano o propano.

Termo: Únicamente calienta agua y es 100% eléctrico.

Caldera: ideal para calentar el agua y climatizar el hogar.

Esta opción es perfecta para ti si quieres matar dos pájaros de un tiro: climatización para tu casa y agua caliente. Tanto para radiadores como para suelo radiante, la caldera te proporcionará flujo de agua caliente de forma continua para mantener tu hogar a la temperatura que deseas.

La principal ventaja de este sistema para ACS es la capacidad que tienen de calentar el agua de forma continuada. ¿A qué se debe esto? Sencillamente a que la máquina aprovecha el 100% de gases latentes y calor residual para calentar el agua de manera constante. Aunque pueda sonar a mayor gasto, este aparato te supondrá al rededor de un 30% de ahorro en la factura de gas. Las calderas más populares en tiendas son las de condensación, que son aún más eficientes, silenciosas y fáciles de regular.

Antes de comprar una caldera, asegúrate de tener una toma de gas natural; si no es así, un profesional deberá realizar la instalación correspondiente. Si meterte en obras te da pereza, puedes optar por butano o un sistema eléctrico como el termo.

Otro punto a tener en cuenta es la potencia del aparato. No es lo mismo vivir en un apartamento con un baño y una o dos habitaciones, que vivir en una casa con varios baños, amplia cocina y 3 o más habitaciones. Lo ideal para el primer perfil de hogar son las calderas más pequeñas, de entre 22 y 25 kW de potencia. Si vives en una zona fría o en una casa más grande, necesitarás una caldera de 30-35kW aproximadamente. La forma más eficiente para averiguar la potencia necesaria para calentar tu hogar es multiplicando 115W por los metros cuadrados del mismo.

Calentador: solo calienta el agua, funciona a gas.

En el caso de que únicamente necesites agua caliente sanitaria (baños y cocina), el calentador de gas es la opción perfecta para ti. Este sistema calienta el agua al instante, siempre y cuando no exceda la capacidad del mismo. La forma de calentar el agua es pasándola por una serpentina que se ha calentado con la combustión de gas (natural, butano o propano). Como no cuentan con depósito, son de tamaño más reducido.

¿Qué capacidad tiene cada calentador? La capacidad más habitual está entre los 5 y 15 litros de agua por minuto, aunque existen modelos que van de los 18 hasta los 24 litros. Para calcular la capacidad necesaria para tu hogar, deberás sumar el número de personas que habitan la casa y el número de puntos de consumo (baños, cocinas, electrodomésticos).

Los calentadores de gas ocupan poco espacio, pero al funcionar con gas es necesario darse de alta con un distribuidor de gas o bombonas de butano. Otra opción es el calentador eléctrico, que no destaca por su eficiencia energética. Si tu hogar cuenta con toma de gas o estás dispuesto a realizar la instalación, el calentador es tu opción a elegir.

Termo eléctrico: para calentar agua sin gas, perfecto para segundas residencias.

Si en tu casa el gas no es una opción, o si se trata de una vivienda temporal, te recomendamos el termo eléctrico.

El funcionamiento de este es muy sencillo: el agua caliente se acumula en el depósito del termo y se mantiene a la temperatura que desees. Esto te puede suponer un pequeño problema, pues no calienta agua al instante y una vez se vacíe el depósito, el agua tarda entre 1 y 3 horas en volver a calentarse.

Los termos eléctricos acostumbran a ser menos eficientes que las calderas y calentadores por funcionar con electricidad, que no destaca por ser barata en nuestro país. Dependiendo de su capacidad y el modelo, pueden llegar a los 2500W. Además de consumir más, los termos son de mayor tamaño, así que asegúrate de contar con el espacio necesario para instalar el termo que que te vayas a comprar.

Sus principales ventajas son la sencilla instalación en comparación a los dos sistemas anteriores (electricidad vs gas), la versatilidad de su instalación (horizontal y vertical) y que casi no requieren mantenimiento.

En BSQ, esperamos haberte ayudado a conseguir unas ideas más claras a cerca de las ventajas y desventajas de cada uno de estos sistemas de agua caliente sanitaria (ACS). Si aún tienes alguna duda sobre cuál de los tres tipos elegir, no dudes en contactarnos, ¡queremos ayudarte!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir el Chat