fbpx

Beneficios de la Sal para Lavavajillas

La sal para lavavajillas, es un producto que sirve (aunque suene raro) para reblandecer el agua. Si es la primera vez que escuchas este concepto, puede sonar un poco raro. Por eso, te invitamos a quedarte en este blog para aprender los muchos beneficios de la sal para lavavajillas.

¿Qué es la Sal de Lavavajillas?

Cuando hablamos de sal de lavavajillas, no nos referimos a cualquier tipo de sal, sino un tipo específico. Esta, la puedes encontrar en todos los supermercados. Su uso es muy recomendable por todos los beneficios que tiene este producto para tu lavavajillas. Se caracteriza por contener una serie de agentes antiapelmazantes que impiden que la solidificación de partículas en el interior de la máquina.

¿Cuales son sus ventajas?

La primera ventaja es, como ya hemos comentado, el ablandamiento del agua; o en otras palabras, la disminución del nivel de cal. Lo ideal es usar el agua más “blanda” posible. Si el agua contiene con un índice mayor de partículas de magnesio y calcio, podemos decir que el agua es más “dura”. Esto, a parte de obstruir los conductos del electrodoméstico, genera manchas de cal en tu vajilla que resultan muy difíciles de limpiar.

La razón por la que la sal de lavavajillas sea más gruesa, es para ralentizar su disolución. En el caso de que la sal fuese más fina, esta se acumularía en los filtros y tardaría más en disolver.

Por último, la sal para lavavajillas proporciona sodio a las resinas de intercambio iónico que se encuentran en el gel o pastillas (químicos nocivos para el electrodoméstico). El sodio es el encargado de regenerar y captar los iones del calcio, que si no son tratados, acabarán obstruyendo las tuberías.

Son muchos los motivos por los que un lavavajillas puede estropearse, pero el principal suele ser la obstrucción de los conductos. Estos se pueden taponar con restos de comida en el filtro, o como ya hemos comentado, con las partículas de cal y restos de las pastillas y geles de limpieza que utilices.

Modo de empleo

  1. Abre el lavavajillas y localiza el depósito de sal.
  2. Desenróscalo
  3. Si el lavavajillas es nuevo y es la primera vez que lo empleas, asegúrate de poner agua en el mismo depósito hasta donde indique el fabricante.
  4. Échale la sal. Si ves que el agua rebosa a medida que la vayas vertiendo, no te preocupes, es normal.

El momento idóneo para poner el lavavajillas es antes de su uso. Si no lo vas a emplear en ese momento y quieres realizar su mantenimiento, puedes poner un programa de prelavado.

Tips para el uso de la sal para lavavajillas

  • No se puede emplear cualquier tipo de sal. Como ya hemos dicho, la sal de lavavajillas se puede encontrar en cualquier supermercado. La sal marina por ejemplo, contiene carbonato de hierro, que puede incrementar la dureza del agua.
  • Conoce el nivel de dureza del agua de tu localidad. En caso de que el agua que llega a tu hogar tenga menos de 16mg/l de cal, no es necesario el empleo de la sal para lavavajillas. Pero ojo, nunca viene de más ponerle de vez en cuando.

Desde BSQ, queremos recalcar la importancia de la sal para lavavajillas. Como es lógico, su uso destapona o previene el taponamiento de este electrodoméstico. Lo que significa que la vida útil del mismo se prolongará notablemente. Si ves que tu vajilla no se limpia correctamente, es probable que necesite una pizca de sal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir el Chat