fbpx

Amortiza tu cocina: Consejos para prolongar la vida útil de tus electrodomésticos.

Los electrodomésticos más importantes de tu cocina son la nevera, el horno o cocina en su conjunto, y el lavavajillas. La relevancia que tienen en tu hogar se ve reflejada en el precio de estos, por ello es importante que su durabilidad sea lo más larga posible, pues también son una gran inversión. En este post vamos a darte unos tips para que amortices al máximo estas compras que al fin y al cabo te facilitan tanto la vida.

En primer lugar hablaremos del frigorífico, un aparato que refrigera; y para refrigerar, emite calor hacia el exterior, por eso debe estar separado de la pared por un mínimo de 15 cm. Si no se mantiene correctamente, la nevera puede consumir más energía y aumentar el consumo eléctrico del hogar, sin olvidar que su vida útil se acortará y será dañado de por vida. La limpieza periódica tanto del interior como del exterior es necesaria para mantener la higiene del electrodoméstico, por eso te recomendamos que la realices 2 veces al año como mínimo. En el caso de la puerta; como te decían tu madre y abuela, asegúrate de que esté cerrada. No cerrar la puerta de la nevera correctamente puede aumentar el consumo del aparato un 7%. Otra manera de reducir el consumo eléctrico es manteniendo la temperatura interior a 4 o 5 grados centígrados, sin introducir alimentos calientes pues eso desajusta notablemente la temperatura. Procura también enchufar el electrodoméstico al enchufe adecuado. 

La mejor forma de realizar el mantenimiento periódico como ya hemos dicho es de al menos dos veces al año. Para ello debes limpiar la zona de condensación con desengrasante; el propósito de esto es que mantengas el filtro de calor o condensador en óptimas condiciones para la refrigeración. Para limpiar el interior, debes desenchufar el refrigerador y esperar a que se descongele el hielo del congelador, sacar todos los alimentos del interior y limpiar el mismo con una esponja y jabón. Antes de volver a enchufar el frigo, asegúrate de que todo esté seco al 100%.

La limpieza del horno tampoco es moco de pavo y es importante que lo hagas a conciencia; con los productos adecuados y a poder ser, siguiendo unos pasos. Para el primer paso corta 2 o 3 limones en rodajas y cúbrelos con agua dentro de un recipiente apto para horno. Introduces el recipiente y dejas calentar a 150 grados durante 30 minutos, el ácido de los limones ablandara la suciedad residual que hay en el interior. Una vez el interior esté lo suficientemente frío, límpialo con una mezcla de 1⁄4 de taza de bicarbonato de sodio y la cantidad suficiente de agua para formar una pasta. Deja que el mejunje repose en las partes del horno que siguen sucias durante 30 minutos y acaba de limpiarlo con la ayuda de un trapo o una esponja limpia. Lava las rejillas con agua y jabón hasta que queden impecables y una vez secas vuelve a colocarlas en el horno. Con este método te resultará más sencillo mantener tu horno limpio y prolongar la vida del mismo.

En el caso del lavavajillas, también necesita un buen mantenimiento para optimizar cada lavado y prolongar su vida. Este electrodoméstico es distinto al horno y a la nevera, pues estos dos son los encargados de almacenar y preparar tu comida, mientras que el lavavajillas limpia y desinfecta los utensilios que usas para cocinar y comer. Cuando quieras limpiar el lavavajillas, es importante que te quedes con estas tres partes: Filtro, brazos rociadores y válvula de agua.

El filtro del lavavajillas está en la parte baja del interior del mismo, es normal que restos de comida queden atrapados en él, por eso te recomendamos que lo limpies dos o tres veces al mes como mínimo. Para extraerlo debes desenroscar el filtro en sentido opuesto a las agujas del reloj y a continuación pasarlo por agua. Una vez limpio, ejecuta un ciclo corto sin detergente para lograr una mayor limpieza. Los brazos rociadores en muchas ocasiones quedan obstruidos por cal o restos de comida, revísalo cada vez que laves el filtro del lavavajillas y si está obstruido, basta con desenroscar y limpiar con agua y cepillo. Por último, como ya hemos dicho, limpia la válvula de acceso del agua; esta consta también de un filtro que ha de permanecer limpio para una mayor fluidez del agua. Para limpiar esta parte, desenchufa el electrodoméstico y cierra el paso al agua. Limpia el filtro a mano y vuelve a conectar el lavavajillas a la corriente eléctrica y al agua.

Otros tips más caseros para mantener el lavavajillas en buen estado, son el uso de sal y abrillantador para eliminar los restos de cal y sacar el máximo brillo al interior del electrodoméstico. No cargues el lavavajillas en exceso ni lo dejes muy vacío, al igual que no debes abusar del detergente; hay marcas que señalan cuánto detergente debes poner para cada lavado. Por último, recordarte que si quieres evitar tener que limpiar el filtro de restos de comida a menudo, pasa bien por agua los platos antes de introducirlos en el lavavajillas.

¿Qué te han parecido estos tips? ¿Tienes alguna otra duda sobre alguno de nuestros productos? ¡Deja tu comentario aquí abajo o ponte en contacto con nuestro equipo, estaremos más que encantados de ayudarte! En BSQ te ofrecemos un servicio profesional para resolver cualquier duda y asesorarte, nos preocupamos por ti.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir el Chat